Las manos se llenan de rostros peludos

En esta ocasión, quisiera hablarte de una tendencia que está causando furor en las redes sociales, llegando incluso a convertirse en tendencia ¿Cómo pudo suceder? En forma particular, debo reconocer la creatividad que se enmascaran bajo esta nueva moda, pero no dejan de ser desagradables, repugnantes y hasta perturbadoras.

Me refiero entonces, a la tendencia de llevar en las uñas, rostros con cabello e incluso barba como un diseño más. Ya habíamos visto un preámbulo de todo esto, cuando en la semana de la moda de New York del año pasado, vimos la moda de las uñas “peludas”, que mezclaban un estilo salvaje, asqueroso y desagradable con una especie de tortura animal, seguro que PETA, no estaba contento con su apariencia.

Consideramos que todo quedaría hasta allí, como muestra del ingenio y creatividad, e incluso como una forma de arte, pero este 2017, las cosas han subido de nivel. Y de esto tienen culpa las jóvenes coreanas, a quienes se les señala de la autoría de estas uñas que merecen quedar escondidas hasta halloween o una película de su tipo.

¿Aun no las has visto? Ok, entonces empiezo a lamentarme en hablarte de ellas, no vaya a ser que terminen por encantarte. Dain Yoon, es una artista coreana, en todo lo que respecta a ilusiones ópticas, que debo reconocer son increíblemente sorprendentes, puedes darte un paseo por su cuenta de Instagram para que lo compruebes por ti misma, la mayoría de dichas ilusiones, las elabora utilizando su propio rostro y otra parte de su cuerpo.

Sin embargo, en esta ocasión, decidió compartir, estas uñas, que ostentan en cada dedo, un rostro humano, con distintos gestos, pero sobre todo, ¡con cabello! Y a juzgar por las veces que ha sido dado “me gusta”, parece que a muchas llama la atención.

Pues bien, como una idea de expresión de ilusión óptica u obra de arte, resulta adecuada, pero ¿en serio? Como moda o tendencia para llevar en las uñas, ya resulta exagerado y algo grotesco. Empezando porque no deben resultar muy cómodas para todas las labores del día a día, pero tampoco es que me parezcan muy higiénicas, y ni hablar de acudir a una comida con ellas. Verdaderamente repugnante, pero es mi opinión, ¿tú qué piensas?